La ley de la sorpresa

Ciri en Brokilon

Uno de los pasajes que deberían salir en la serie de Netflix sería La ley de la Sorpresa.

La ley de la Sorpresa, en la saga de the Witcher, es una vieja costumbre, por la que una persona puede demandar a otra a la que acaba de salvar.

Ninguno conoce de que se trata el premio, hasta que el salvado, que es quien debe de pagar, vuelve a casa.

Exiten formulas para exigir la ley de la sorpresa:

1.- “Lo que encuentres en casa y que no sabes que tienes” que podría ser un amante de la mujer o un hijo.
2.-“Lo primero que te salude cuando llegues” puede ser un perro que te saluda eufórico al llegar a casa, quizás un guardia de la puerta de la ciudad, o una maldita suegra, a lo mejor es tu canario enjaulado que canta sin parar cuando ve llegar a su dueño.
3.-“Lo que tengas y no esperes” que normalmente es un hijo o una hija.

En el capítulo de “Una cuestión de precio”

Erizo de Erlenwald, salvó al Rey Roegner de una muerte segura cuando se lo encontró tirado a punto de morir. el Rey en ese momento le prometió a Erizo “cualquier cosa que hubiera dejado en casa sin saberlo o esperarlo”. Erizo lo salvó y cuando al cabo de los años volvió a recoger su premio se encontró con la Princesa Pavetta.

Geralt de Rivia también pidió su Sorpresa Cuando le quitó la maldición a Erizo de Erlenwald, después llamado Duny. Este le ofreció al brujo “cualquier cosa, Geralt pidió “aquello que ya tienes pero que no sabes”. El premio fue al cabo de los años la hija de Duny y Pavetta, Ciri.

Freya Alla frente a Ciri en The Witcher 3

También es importante dicha aventura durante el encuentro del Lobo Blanco en Brokilon con las Driadas

En los cuentos tradicionales también se han dado casos de la Ley de la Sorpresa. El héroe Zatret Voruga siendo aun un niño fue entregado a los enanos porque fue lo primero que su padre encontró al llegar a casa.

Mad Deï le pidió a un viajero que había salvado que “le entregara lo que había dejado en casa sin saberlo”. En este caso el ser entregado era el famoso Supree, quien años más tarde liberó de su maldición a Mad Deï.

Hay muchos más casos en la mitología. Los brujo usaban la Ley de la Sorpresa muchas veces con la intención de poder convertirlos en brujos con el entrenamiento, pero durante décadas esa costumbre ha ido desapareciendo. Geralt y Ciri fueron los últimos implicados.