Ciri (Freya Allan)

Conocida como La Leoncilla de Cintra, Ciri será interpretada por Freya Allan.

Tras la ardua polémica surgía, tras los rumores sobre los primeros castings, la actriz elegida para interpretar a Ciri ha sido Freya Allan, pese a no ser muy conocida, ha participado, junto a Tom Cruise, en la “Guerra de los mundos” y en series como Badlands.

Con un físico muy similar, a la interpretación que se hizo en The Witcher 3, el videojuego de Ciri, Freya Allan parece a priori una acertada elección.

Cirilla Fiona Elen Riannon  princesa de Cintra, nación el 1 de mayo de 1251, durante la Belleteyn. Hija de Pavetta de Cintra y de Duny, nieta de la Reina Calanthe.

Fué dada a Geralt como pago en uno de sus trabajos, aplicando La Ley de la Sorpresa, al quitar una maldición que caía sobre Duny.

La Leoncilla de Cintra, Ciri será interpretada por Freya Allan.

Ciri fué entrenada en  Kaer Morhen, y pese a los difíciles comienzos se estableció una estrecha relación entre el brujo y esta niña.

Geralt en el transcurso de sus aventuras cambia la percepción que de ella tiene, llegando ser considerada por este como una hija.

Huérfana en su infacia, Ciri pasó los primeros años de su vida entre Cintra y las Islas Skellige al cuidado de su abuela y su tío.

Gran parte de las aventuras de Ciri, orbitan sobre su historia y el inmenso poder que esconde.

Freya Allan, conocida por sus participaciones en “La Guerra de los Mundos” y series como “Badlands” interpretará a nuestra Leoncilla.

La Ley de la Sorpresa, es una costumbre por la que, como pago por salvar una vida, es posible solicitar al salvado, el primer ser que salga a su encuentro, al regresar a casa.

La primera cosa que viene a saludarte“.

Presente que, tanto el salvador como el salvado ignoran, hasta que el hombre salvado vuelve a casa.

Actriz:

Freya Allan, actriz sin papeles destacables, salvo en “La guerra de los mundos” y en la serie Badlands, es de origen británico.
Pese a tener aún mucho que demostrar, a priori parece una elección perfecta para interpretar a nuestra “niña de la sorpresa”.